¿Qué es ser obeso y qué consecuencias tiene? «La obesidad es una de las enfermedades más graves de este siglo»

UXÍA RODRÍGUEZ / LOIS BALADO LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El soprepeso y la obesidad afectan a más de la mitad de la población adulta en España
El soprepeso y la obesidad afectan a más de la mitad de la población adulta en España La Voz de la Salud

Acorta la vida entre 5 y 20 años. ¿Cómo diferenciar entre sobrepeso y obesidad?, ¿se puede curar?, ¿cuáles son sus consecuencias? Todo sobre una enfermedad de la cabeza a los pies

04 mar 2022 . Actualizado a las 14:47 h.

La obesidad es una pandemia. La propia Organización Mundial de la Salud la ha catalogado como tal: una pandemia de tipo no infeccioso, es decir, no es contagiosa, pero mata. Según la OMS, 2,8 millones de personas fallecen anualmente por causas relacionadas con la obesidad.

«Ahora mismo las cifras que se manejan es que entorno a un 24 % de los españoles son obesos y un 38 % tienen sobrepeso. Es muchísimo, más de la mitad de la población no tiene un peso adecuado. Por eso hablamos de uno de los problemas de salud pública más importantes a nivel mundial. Creo que no existe una conciencia social clara de que la obesidad es una de las enfermedades más graves a las que nos vamos a enfrentar en el siglo XXI. No es un problema estético, es una enfermedad grave. La obesidad es prácticamente una enfermedad de la cabeza a los pies. Problemas psíquicos, respiratorios, digestivos, articulares, metabólicos, hipertensión… Una enorme lista de enfermedades», advierte Francisco Tinahones con motivo del Día Mundial de la Obesidad, él es investigador del CIBER y jefe de grupo del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberObn). 

¿Qué es la obesidad y qué es el sobrepeso?

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

La obesidad no se mide solo en kilogramos, se trata de un aumento de tejido adiposo que ha enfermado y que acabará siendo responsable de la disminución de calidad y de años de vida para las personas que la padecen.

«Ser obeso es tener un porcentaje de grasa corporal superior a lo normal, que es capaz de producir enfermedades que son consecuencia de ese exceso de grasa. Esa es la definición de ser obeso, un exceso de grasa corporal. En la mayoría de los casos se identifica con personas que se ve que tienen la masa corporal excesiva, pero por ejemplo un culturista que pesa mucho no es una persona obesa porque no tiene un exceso de grasa», explica Tinahones.

El índice de masa corporal (IMC) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros.

IMC = peso [Kg] / estatura [m2]

¿Cómo saber si tengo sobrepeso u obesidad?

En el caso de los adultos, la OMS define el sobrepeso y la obesidad así:

Sobrepeso: IMC igual o superior a 25.

Obesidad: IMC igual o superior a 30.

Cada año mueren en el mundo 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o el sobrepeso
La Voz de la Salud

«La obesidad es ya un exceso de peso que se asocia de una forma clarísima a enfermedades como la diabetes, la hipertensión, enfermedades hepáticas, respiratorias… y el sobrepeso es una etapa inicial donde no es tan importante la asociación con esas enfermedades, aunque es mayor que la de un sujeto con normopeso. Es, por así decirlo, el estadio intermedio. Además, hay un porcentaje pequeño de pacientes que no tienen un peso muy alto pero sí un exceso de grasa, sobre todo, abdominal, que es la zona en donde la grasa provoca más problema», dice Tinahones.

¿Cómo se calcula la obesidad y el sobreprecio en los niños?

  • Niños menores de 5 años

El sobrepeso es el peso para la estatura con más de dos desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS; y la obesidad es el peso para la estatura con más de tres desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

Consulta aquí los patrones de crecimiento de la OMS para niños menores de 5 años.

  • Niños de 5 a 19 años

El sobrepeso es el IMC para la edad con más de una desviación típica por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS, y la obesidad es mayor que dos desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.

Consulta aquí los patrones de crecimiento de la OMS para niños de 5 a 19 años.

El investigador hace hincapié en un hecho, «desde la más tierna infancia tener un exceso de peso, o como se suele decir estar más “rellenito”, no se asocia a ningún parámetro de salud, todo lo contrario, las personas delgadas tienen una supervivencia mayor y una menor prevalencia de una enorme cantidad de enfermedades. Esa creencia de que un niño delgadito puede ser un niño menos saludable que otro que tenga más peso no es cierta».

Causas

La obesidad y el sobrepeso están causados fundamentalmente por un desequilibrio energético entre las calorías que se consumen y las que se gastan. Es decir, resumiéndolo de la forma más sencilla: comer mal y moverse poco.

La OMS explica así la explosión a nivel mundial de estos casos: hay un aumento de la ingesta de alimentos de alto contenido calórico que son ricos en grasa y, al mismo tiempo, un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de la vida en general.

«El descenso de actividad física que tenemos en la sociedad actual es importantísimo. Nuestra genética no está preparada para no hacer actividad física. El cambio que se ha producido en este aspecto en los últimos 40 años ha sido brutal. Se ha incrementado el ocio sedentario, otras formas de trabajar… En la obesidad influye la alimentación, el déficit de actividad física, el estrés, las pocas horas de sueño… Un montón de factores que influyen en el hecho de que nuestra sociedad sea obesogénica, con tendencia a la obesidad. Nuestra propia genética está preparada para la hambruna y no para el exceso alimentario», asegura Francisco Tianahones.

¿Qué papel juega la genética? «Hay una cierta agregación genética, hablamos de un 10 o un 15 %, pero es mucho más importante el ambiente (epigenética) de mis hábitos de vida dependen el otro 85 %», explica el doctor.

Consecuencias

Un exceso de peso provoca, directamente, una serie de enfermedades. La obesidad es el tercer factor prevenible que más reduce la calidad de vida. Según la OMS, la obesidad y el sobrepeso disminuyen la esperanza de vida de una persona entre 5 y 20 años. En realidad, la obesidad es una enfermedad global.

Diabetes tipo 2

La obesidad es uno de los más importantes factores de riesgo de la diabetes tipo 2- junto a la edad, la predisposición genética y el sedentarismo-. La evolución de obesidad a diabetes tipo 2 se debe a un fallo progresivo de la producción de la insulina que coincide con un progresivo aumento de la resistencia a la insulina. La obesidad se postula como uno de los principales factores de riesgo de la diabetes de tipo 2, ya que aumenta hasta en ocho veces el riesgo de desarrollar la enfermedad, incluso en pacientes sin predisposición genética y con un estilo de vida favorable.

Enfermedades cardiovasculares

Numerosos estudios respaldan la existencia de una relación entre la obesidad y un amplio espectro de ECV, como cardiopatía isquémica, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares, arritmias ventriculares o muerte de origen cardíaco. El riesgo de ictus o de insuficiencia cardíaca aumenta entorno a un 5 % por cada unidad de incremento del IMC. Por otro lado, algunos estudios también asocian la obesidad con mayor riesgo de fibrilación auricular e incluso con mayor gravedad y peor pronóstico de la enfermedad.

Hipertensión

La prevalencia de la hipertensión es mayor en pacientes obesos y muestra una relación directamente proporcional con el IMC en ambos sexos y con independencia de la edad. De hecho, la obesidad se ha propuesto como la causa más común de hipertensión primaria tanto en hombres como en mujeres.

Dislipemia

Niveles altos de colesterol o triglicéridos. El exceso de peso tiende a aumentar el colesterol LDL, más conocido como «colesterol malo». También aumenta los triglicéridos y baja el colesterol HDL, «colesterol bueno».

Apnea del sueño y problemas respiratorios

Uno de los trastornos que produce la obesidad es la apnea del sueño. Este fenómeno sucede al existir un exceso de grasa que impide que la musculatura que mantiene la vía superior abierta haga su función y produce como resultado varias paradas respiratorias. Los estudios obtenidos nos indican que la obesidad produce apnea del sueño, pero también indican que la apnea complica la obesidad. La falta de oxígeno que aparece con la apnea produce trastornos metabólicos como la alteración de hormonas como la leptina y la grelina que regulan el apetito, a parte de producir la conocida somnolencia diurna lo que hace que el paciente se mueva menos durante el día y agrave el exceso de peso.

Trastornos del aparato locomotor

En especial, la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante.

Cáncer

La obesidad y el sobrepeso se relacionan directamente con el cáncer de mama, útero, próstata, páncreas, vesícula biliar, tiroides, colorrectal, cabeza y cuello, esófago.

En las últimas dos décadas se ha acumulado evidencia epidemiológica que vincula la obesidad y la hipernutrición con una incidencia elevada de cáncer y un mayor riesgo de muerte relacionada con el cáncer, lo que ha llevado a la comprensión de que el 14 % y el 20 % de todas las muertes por cáncer en hombres y mujeres, respectivamente, se deben a sobrepeso y obesidad.

Salud mental

Hay más porcentaje de depresión y ansiedad en los pacientes con obesidad, así como un mayor riesgo de deterioro neurocognitivo en estas personas.

Fertilidad

La obesidad es también causa de otras enfermedades menos conocidas, como la infertilidad, tanto femenina como masculina. Por cada punto de incremento en el índice de masa corporal en las mujeres, se reduce la probabilidad de embarazo espontáneo en un 10%. Según un estudio reciente, la obesidad se asocia con un 20% de casos de infertilidad y subfertilidad masculina.

Covid-19

La obesidad es una enfermedad que también empeora el pronóstico del covid-19 y se ha comprobado que las personas obesas tienen mucho más riesgo de necesitar hospitalización, ingresar en uci y un mayor riesgo de mortalidad.

Los datos

El mundo se enfrenta desde 1975 a una escalada abrumadora de casos de obesidad y sobrepeso. La incidencia casi se ha triplicado desde entonces, según datos de la Organización Mundial de la Salud, que inició una cruzada contra este problema en sus estados miembro en el año 2004. Las cifras del organismo mundial son apabullantes: 1.900 millones de adultos en el mundo (un 39 % de la población) tenían sobrepeso en el 2016  (de los cuales un 13 % eran obesos). Es decir, de los cerca de 8.000 millones de personas que somos en el mundo, casi 2.000 millones tienen sobrepeso u obesidad. Sabemos que la obesidad se puede prevenir y, sin embargo, crece. También en los niños. La última oleada de datos de la OMS desprende que existen casi 380 millones de niños y adolescentes con sobrepeso u obesidad en todo el planeta. En el marco de  Europa, la incidencia alcanza al 59,3% de los adultos

Ningún país se libra de la obesidad. Tampoco España, una de las cunas de la aclamada dieta mediterránea, tantas veces elevada a los altares como ejemplo de lo que debe ser una alimentación saludable. No obstante, el país no es ajeno a los hábitos frenéticos de las sociedades del Siglo XXI, que dejan el modelo mediterráneo subyugado a las prisas, las opciones culinarias fáciles y el sedentarismo. Más de la mitad de los españoles tienen exceso de peso. Y los indicadores en rojo en todas las estadísticas no han dejado de crecer desde que existen registros.

No es ningún misterio entender cómo hemos llegado a estas cifras. El 40,3 % de la población femenina y el 32,3 % de la femenina se declaran sedentarios. Por contra, ¿cuántas horas pasa usted inmóvil frente a una pantalla de ordenador? Actualmente el sobrepeso y la obesidad representan un 9,7% del gasto sanitario en España.

 Además de la prevención, ¿hay otros métodos para atajar la obesidad? «La cirugía es efectiva, pero se usa para extremo. La mayoría de las técnicas que se usan son difíciles de aplicar a la población general porque son muy invasivas. Están saliendo fármacos con pérdidas de peso que incluso se acercan a la cirugía bariátrica, las perspectivas que tenemos de futuro son alentadoras», augura Tinahones. 

 Pirámide NAOS

Es la primera Pirámide que se publicó en España que muestra ambas recomendaciones, tanto las de alimentación saludable como las de actividad física combinándolas en un mismo gráfico con el fin fomentar hábitos alimentarios en línea con la Dieta Mediterránea e impulsar también la práctica regular de la actividad física entre la población para adoptar estilos de vida saludables y prevenir la obesidad.

Es la primera Pirámide que se publicó en España que muestra ambas recomendaciones, tanto las de alimentación saludable como las de actividad física

El sedentarismo es una de las causas de la obesidad y del sobrepeso.

Píldoras de ejercicio cuando vas al súper o en los descansos laborales: así deben moverse las personas con obesidad o sobrepeso

Lucía Cancela

La obesidad y el sobrepeso están directamente relacionados con el sedentarismo. Ambos factores de riesgo se asocian, según la presidenta de la Sociedad Española de Obesidad (Seedo), la doctora María del Mar Malagón, «a una menor actividad física y menor ejercicio en comparación a lo que se observa en la población general». No solo esto, sino que las personas con exceso de peso consideran que es una de las causas que explican su estado físico. La última encuesta realizada por la Seedo refleja que casi la mitad de los participantes (42,6 %) reconoce que no realiza ningún tipo de ejercicio físico o que le dedica menos de una hora a la semana. Y ojo, porque la entidad española no habla de moverse como sinónimo de sudar. En este apéndice se incluyen actividades como andar, montar en bicicleta o cualquier otra práctica deportiva. 

Seguir leyendo