¿Por qué los niños deberían vacunarse contra el virus del papiloma humano?: «Los casos de cáncer relacionados con el VPH están aumentando»

Cinthya Martínez / Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El virus del papiloma humano se considera la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en el mundo.
El virus del papiloma humano se considera la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en el mundo. IStock

Tiene una alta eficacia y una duración muy prolongada en el tiempo || Los expertos analizan la decisión de Cataluña, primera comunidad en incluir esta vacuna en el calendario

10 may 2022 . Actualizado a las 11:57 h.

A partir del inicio del próximo curso, Cataluña incorporará la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano en la cartilla de los niños matriculados en sexto de Primaria (de entre 11 y 12 años). Se convierte así en la primera comunidad autónoma en tomar esta decisión en el entorno nacional, aunque Galicia se encuentre estudiando esta decisión. De esta forma, equipara, en los varones, la protección que ya tenían las mujeres a esta edad. Pero esto no es algo novedoso dentro del panorama internacional: «En este momento, ya hay unos 30 países que consideran importante introducir la inmunología en los chicos al mismo tiempo que en las chicas», señala el doctor Francesc Xavier Bosch, investigador emérito en el Instituto Catalán de Oncología (ICO), investigador principal del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (Idibell) y recientemente premiado con el galardón Maruine Hilleman, convocado por la Sociedad Internacional del Virus del Papiloma. Sucede, por ejemplo, en Francia, Alemania o Reino Unido. Esta medida permite obtener la ya conocida inmunidad de rebaño: «Se logra interrumpir la circulación viral en la comunidad», precisa el galardonado por la sociedad internacional. El covid fue un buen ejemplo: «Si más personas son resistentes a la transmisión, el virus no puede seguir replicándose y acaba desapareciendo», explica el doctor F. Xavier Bosch. Por ello, lo mismo ocurre con el VPH. 

Qué es el VPH y cómo se relaciona con el cáncer

El virus del papiloma humano se considera la enfermedad de transmisión sexual más frecuente en el mundo. Un dato: se calcula que puede afectar a la mitad de las mujeres menores de 25 años. El quid de la cuestión es que suele ser una enfermedad asintomática, por lo que puede exponer a su huésped, sin dejar huella, a distintos tipos de cáncer. Uno de ellos es el de cuello uterino.

«En la mujer, el más frecuente es el cáncer de cuello de útero. Otras localizaciones como pueden ser el ano o la vulva ya tienen unos porcentajes de relación con el VPH inferior, pero en el de cuello uterino se puede decir que prácticamente el 100 % de los casos están relacionados con el virus», explica el doctor Fernando Moraga Llop, pediatra y vicepresidente de la Sociedad Española de Vacunología (AEV). 

Al ser el tipo de tumor más frecuente, es también el de mayor protagonismo. Sin embargo, la investigación ha demostrado que estas infecciones también pueden degenerar en cánceres entre la población masculina: «En particular tumores de pene, de canal anal y tumores en la cavidad oral de la orofaringe», señala Bosch, que añade: «Cuyas cifras empiezan a ser importantes».

Precisamente, Moraga asegura que «en algunas estadísticas se apunta que hasta el 70 % de los cánceres orofaríngeos están relacionados con el VPH». Además, el doctor añade que «sobre todo en algunos países que llevan años de experiencia estudiando las causas de este cáncer, que estaba relacionado con el tabaco y el alcohol, se ha visto que, a medida que ha disminuido el consumo de estas sustancias, el virus del papiloma humano tiene cada vez más incidencia en estos tipos de tumores». 

«El 5 % de todos los cánceres del mundo, tanto de hombres como de mujeres, están relacionados con el virus del papiloma humano», afirma Fernando Moraga.

La protección comunitaria contra el VPH 

El segundo efecto que tiene la vacuna del virus del papiloma humano es indirecto. Es decir, además de los beneficios para la propia salud del varón, se reduce la transmisión del virus. Es lo que los expertos consideran como protección comunitaria y que el doctor Moraga se encarga de argumentar: «Hay dos experiencias pioneras que son las de Australia y Dinamarca en las que se vio que vacunando a la cohorte de niñas preadolescentes de 11 a 12 años a los cinco años ya se producía una disminución importante de las verrugas genitales. Pero no solamente en las adolescentes vacunadas, sino también en las cohortes de la misma edad de los varones. Pero claro, solamente de los varones heterosexuales, porque se beneficiaban y quedaban protegidos con la vacunación de sus parejas». 

Y aunque se recomienda ponerse la vacuna con independencia de la edad, la vacunación precoz proporciona una mayor efectividad. «Ya han salido los primeros trabajos en los que se demuestra que las mujeres jóvenes que han recibido la vacuna del papiloma humano cuando eran niñas de 11 a 12 años tienen una probabilidad de desarrollar cáncer a nivel cérvico uterino un 87 % más baja que antes de la vacunación», asegura el doctor Moraga. No obstante, en las mujeres que se vacunaron cuando tenían 16 o 17 años, «se observa que esta disminución es del 34 %, porque una adolescente a esas edades puede que ya tenga relaciones sexuales y, por lo tanto, ya estar infectada». 

Así actúa la vacuna

Al hablar del virus del papiloma humano es importante entender que no existe uno solo. Se han registrado alrededor de 200 tipos virales, distinguidos por una variación en la secuencia de una proteína. En función de la clasificación, puede afectar de una manera u otra a la piel o las mucosas, por ejemplo. «La vacuna que se introducirá ahora en Cataluña cubre nueve tipos de virus de papiloma. Dos son responsables de las verrugas anogenitales, que si bien no es un cáncer es una patología bastante compleja de resolver, y siete tipos que son capaces de inducir tumores malignos», explica el investigador emérito en el ICO. Es más, se considera  la más completa, «pues se estima que reducirá en un 90 % la incidencia de cáncer cervical», añade el experto catalán. 

No solo esto, sino que la comunidad médica cuenta con excelentes resultados de eficacia en todas las patologías asociadas: reducción de las infecciones por los tipos de VPH incluidos en la vacuna, de las infecciones persistentes, menor número de lesiones preneoplásicas de alto grado y reducción del cáncer cervical.

El investigador recuerda que su seguridad está confirmada por las casi 200 millones de dosis administradas en el mundo: «Si la vacuna hubiese tenido atribuido algún efecto secundario genuino, lo hubiéramos detectado», precisa Bosch. Además, su protección es prolongada, algo esencial en el planteamiento de una vacuna: «Al enfrentarse a un virus de ADN, que es muy estable, la protección es altísima. En la actualidad, estimamos que tiene una duración mínima de 20 años, y probablemente, dure toda la vida», señala el premiado por la Sociedad Internacional del Virus del Papiloma, que añade: «Estamos en una situación ideal en la que la vacunación a los once años puede proteger durante toda la vida». 

¿Se implantará en el resto de comunidades?

Es la pregunta que seguramente se esté haciendo el resto de españoles. Y la respuesta, es compleja. «Esperemos que sí, pero las competencias en Sanidad están transferidas a las comunidades autónomas y que una apruebe una vacuna no implica que se acabe haciendo también en otras», expresa el doctor Valentín Pineda Solas, miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

No obstante, Pineda recalca que desde el año 2019, el comité de la AEP sugiere que la vacuna se administre también a los varones. Con lo cual, esta recomendación, junto con el hecho de que una comunidad autónoma -en este caso Cataluña- empiece a incluirla en su calendario de vacunación, «es bastante probable que se vayan haciendo también en otras comunidades autónomas». 

En el caso de Galicia, Alfonso Rueda se comprometió este martes en su discurso en el pleno de investidura, a incluir también en el calendario de vacunación infantil gallego la inyección contra el virus del papiloma humano para los niños. Además, también se ampliará con las vacunas contra la meningitis B y antigripal tetravalente. 

El hecho de que no se administre por igual una vacuna en todas las comunidades «no es lo más lógico ni lo más adecuado», confiesa Pineda. «Deberíamos de ir todos a una y tener un único calendario en toda España, pero realmente estas diferencias entre comunidades, pasan. Llevamos tiempo pidiendo que exista un calendario único, para todas las comunidades autónomas… pero esto es un paso más», precisa. 

Aunque la vacuna del virus del papiloma humano no se encuentra financiada por el sistema de salud de todas las comunidades autónomas, las familias con niños e incluso varones en edades más adultas que estén interesados en su administración pueden adquirirla en las farmacias asumiendo su coste. 

Galicia estudia vacunar también a los niños frente al virus del papiloma

Elisa Álvarez

Cataluña incorporará el próximo curso la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) en los niños de sexto de primaria, de once y doce años. Es la primera comunidad en dar el paso de vacunar también a los varones frente a este virus, principal causante del cáncer de cuello de útero. La inclusión de los niños es una de las recomendaciones reiteradas de los pediatras, y de hecho Australia confía en erradicar este tumor al vacunar a toda la población pediátrica. Y es que aunque el cáncer de cuello de útero afecta a mujeres, se trata de un virus de transmisión sexual, por lo que vacunar a los hombres evitaría su contagio.

Seguir leyendo