Jacobo Torrón, psiquiatra: «La estimulación magnética transcraneal tiene resultados espectaculares en pacientes con las depresiones más graves»

Uxía Rodríguez Diez
UXÍA RODRÍGUEZ LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

Jacobo Torrón, psiquiatra del hospital psiquiátrico El Pinar, de Vigo
Jacobo Torrón, psiquiatra del hospital psiquiátrico El Pinar, de Vigo la voz de la salud

Esta técnica que se utiliza en Galicia consigue hasta un 58 % de respuesta en los pacientes que solo tenían un 13 % de opciones de mejora o remisión con los fármacos

03 jun 2022 . Actualizado a las 12:29 h.

La depresión es un trastorno que se puede tratar, pero hay pacientes en los que no funcionan ni los medicamentos ni la psicoterapia. Los tratamientos convencionales no les ayudan. Ocurre con la depresión pero también con otros trastornos mentales. Ahí es cuando puede jugar un papel primordial la estimulación magnética transcraneal (EMT). Quizás suene a ciencia ficción, pero lo cierto es que es un procedimiento no invasivo que utiliza campos magnéticos para estimular las células nerviosas en el cerebro con el fin de mejorar los síntomas de estos pacientes, que ya han agotado todas las posibilidades terapéuticas a su alcance. En Galicia se usa este tratamiento. El psiquiatra Jacobo Torrón Vázquez-Noguerol está al frente del equipo que lo aplica en el Hospital de psiquiatría El Pinar, de Vigo.

—Ahora mismo trabaja en el hospital psiquiátrico El Pinar, de Vigo, y desde hace unas semanas aplica la estimulación magnética transcraneal (EMT) para tratar algunos trastornos y enfermedades mentales. ¿En qué consiste esta terapia?

—Para tratar las enfermedades de salud mental, que son producto de una disfunción cerebral (concretamente en un neurocircuito), disponíamos de herramientas como la psicoterapia, los fármacos y de técnicas de neuromodulación como la terapia electroconvulsiva, que realmente es muy eficaz cuando está bien indicada y aplicada, aunque es una técnica que está muy demonizada. En el año 1985 se descubre la estimulación magnética transcraneal y en 1996, Pascual Leone, publica el primer ensayo clínico en el que se demuestra que la estimulación magnética transcraneal es eficaz como tratamiento para la depresión resistente. Desde entonces, con los avances tecnológicos y científicos, la progresión de esta técnica ha sido bestial. 

—¿En qué consiste la EMT? 

—Se trata de una técnica de Neuromodulación no invasiva en la que, a través de pulsos magnéticos, se generan cambios eléctricos en el cerebro, pudiendo excitar o inhibir ciertas áreas cerebrales, modificando neurocircuitos (conexiones entre diferentes regiones cerebrales) alterados en diferentes patologías.

—¿Cómo es el procedimiento?

—Son sesiones diarias y tratamientos de 20-30 sesiones. La duración de las mismas varía en función del protocolo y la patología a tratar, pero habitualmente duran entre 20-30 minutos.

Lo primero que hay que realizar son unas mediciones anatómicas con un gorro para calcular el punto de estimulación (área a tratar) y también el umbral motor (un valor que servirá para calcular la intensidad que se aplicará durante el tratamiento). Este umbral será recalculado por el médico de forma semanal, puesto que es un valor que puede variar en función de cambios de tratamiento, peor calidad del sueño, mayor estrés o consumo de sustancias estimulantes como café. Una vez tenemos ese umbral y área de estimulación, se aplica el tratamiento sobre la cabeza del paciente a través de una bobina (se aplicará un tipo de bobina u otra en función de la patología y necesidad de profundidad de estimulación que queramos alcanzar) sin necesidad de anestesia.

Estimulación magnética transcraneal en el hospital psiquiátrico  El Pinar de Vigo
Estimulación magnética transcraneal en el hospital psiquiátrico El Pinar de Vigo La Voz de la salud

—Consiste en la emisión de pulsos magnéticos repetitivos.

—Sí, un caso que es fácil de entender es el de la depresión. Se ha demostrado que en la corteza dorsolateral prefrontal izquierda hay una hipoactividad, digamos que esa zona está 'apagada'. Sin embargo, otras zonas más profundas están hiperactivadas. Ese neurocircuito está funcionando de una forma aberrante, ¿qué hacemos con esta estimulación? A través de pulsos magnéticos se genera un cambio eléctrico en el cerebro y al estimular una zona de la corteza cerebral generamos un cambio en ese neurocircuito. En el caso de la depresión, si en esa zona apagada aplicamos un protocolo excitador que la 'encienda', modificamos todo el neurocircuito. 

—¿Qué enfermedades y trastornos se pueden tratar a día de hoy con esta técnica?

—Las patologías para las que realmente la estimulación magnética transcraneal tiene aprobación por parte de las distintas agencias reguladoras (la FDA y la EMA) son depresión, trastorno obsesivo compulsivo y adicciones a sustancias. Además, hay ensayos clínicos en los que se demuestra que esta técnica tiene beneficios en otras patologías como impulsividad o atracones, por ejemplo. Lo digo porque hay muchos fármacos, como el famoso Prozac, que es un antidepresivo, que también se utiliza para el trastorno por atracón sin tener indicación aprobada para este trastorno.  

—¿Hablamos de depresiones resistentes a tratamiento, es decir, pacientes con depresión que ya han probado otras vías terapéuticas?

—Los pacientes deben haber fracasado en al menos dos intentos farmacológicos. Es importante que estos fármacos se hayan tomado a una dosis suficiente y durante un tiempo suficiente (entre cuatro y seis semanas). Ahí podemos hablar de depresión resistente. Luego están las depresiones refractarias, que fracasan ya a más intentos farmacológicos e, incluso, con agentes de potenciación como el litio o antipsicóticos atípicos. 

Cuando yo pongo un primer antidepresivo, la posibilidad de respuesta de un paciente con depresión es de un 50 %; en un segundo intento es de un 30 % y ya con un tercer fármaco la posibilidad de respuesta baja hasta un 13 %. Cuando te metes en este algoritmo la estimulación magnética mejora mucho ese porcentaje de respuesta y de remisión. 

—¿Hasta qué punto esta técnica puede cambiar la vida de estas personas inmersas en las depresiones más graves?

—No puedo decir que se pueda curar a todos los pacientes, que no hay que olvidar que son los que tienen los casos más difíciles, pero si yo tengo más herramientas para sacar un clavo tendré más posibilidades de éxito. Lo que dice la ciencia es que se llega a conseguir hasta un 58 % de respuesta en estos pacientes con depresión que solo tenían un 13 % de opciones con los fármacos. Hay casos verdaderamente espectaculares. Incluso pacientes con TOC que no podían ni salir de casa por la cantidad de rituales y compulsiones que tenían y que han vuelto a vivir. Lo mismo en las depresiones más graves y sin otra solución de las que hablamos.

—Hablamos de un tratamiento privado que debe tener un coste elevado. 

—En Galicia, de momento, no hay hospitales públicos en los que se pueda acceder a esta técnica, aunque la idea es que se introduzca. Hay otros hospitales públicos en el ámbito nacional que sí que lo utilizan, como el Hospital de la Fe en Valencia o el 12 de Octubre de Madrid. Sí que es un tratamiento costoso aunque no te puedo dar cifras. He tenido en consulta muchos pacientes con depresión que habían hecho de todo y no habían presentado respuesta. Habían probado muchos fármacos y por eso nace mi interés por la estimulación.  

Estimulación magnética transcraneal en el hospital psiquiátrico  El Pinar de Vigo
Estimulación magnética transcraneal en el hospital psiquiátrico El Pinar de Vigo La Voz de la Salud

—La pandemia ha colocado a la salud mental en el lugar que debería estar desde hace ya mucho tiempo. ¿Han visto incrementadas sus consultas?, ¿cuáles son las patologías que cree que han aumentado?

—Desde la pandemia la demanda ha crecido muchísimo. Al inicio de la pandemia aumentó mucho todo lo relacionado con la ansiedad, las fobias y con el TOC. Ahora yo estoy viendo muchos pacientes adolescentes o adultos jóvenes con problemas de regulación emocional. Mucha impulsividad, escasa tolerancia al malestar e incluso autolesiones. Lo que más estoy viendo es esto. 

—España está a la cabeza en consumo de ansiolíticos y depresivos, ¿por qué?

—La falta de recursos asistenciales es muy grande. Muchas veces se recurre a la pastilla porque no puedes hacer una psicoterapia o no puedes ver al paciente ni una vez al mes. Esto pasa con los psiquiatras, psicólogos o con los médicos de atención primaria. Te dicen ansiedad, pues pastilla. La falta de recursos es muy importante. Todo esto se suma a que cada vez somos más intolerantes a la frustración y necesitamos inmediatez. Queremos resolverlo todo rápido. 

Las mujeres tienen más probabilidad de sufrir una depresión.

Sin capacidad para disfrutar: cómo saber si tienes depresión y cómo ayudar a alguien que la sufre

Cinthya Martínez

Cuando un ser querido sufre depresión, se le suelen decir frases como «no tienes motivos para estar así», «pero si todo te va bien», «lo que tienes que hacer es salir más», «debes conocer gente», «podría ser peor», «ya se te pasará». Se hace de manera inconsciente, y seguramente, con la mejor de las intenciones. Pero son un error y no ayudan a la persona que lo está pasando mal. Cuando alguien está sufriendo esta enfermedad, no solo está triste o abatido, ni padece un bajón puntual en el estado de ánimo. El síndrome depresivo implica unas complicaciones psicológicas más complejas, y no debe trivializarse ni culpabilizar a quien la esté sufriendo. Comprender lo que le está pasando a esa persona ayudará a que esta se sienta apoyada en su proceso de recuperación.

Seguir leyendo

Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez
Uxía Rodríguez Diez

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.

A Rúa, Ourense (1986). Coordinadora de La Voz de la Salud con una misión, que todos nos cuidemos más y mejor. La pandemia de covid-19 no solo la viví, también la conté en La Voz de Galicia. Mucho antes de todo esto trabajé en Vtelevisión durante casi una década como redactora, reportera y presentadora. Allí dirigí y presenté el programa Sana sana, sobre sanidad, bienestar y nutrición.