Jessie Inchauspé, bioquímica: «Lo mejor es empezar el día con alimentos salados, y si nos apetece dulce, optar por un postre al final del desayuno»

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Anya Holdstock

La profesional afirma que se puede perder peso, deshacerse de los antojos y recuperar la energía con solo nivelar nuestros niveles de glucosa

30 may 2022 . Actualizado a las 18:00 h.

Jessie Inchaspé se dedica a estudiar el efecto que la comida tiene en nuestra salud. Licenciada en matemáticas por el King's Collage (Londres), y con un máster en bioquímica por la Universidad de Georgetown, vive entre California y Francia. Fue su trabajo en una empresa emergente de análisis genético en Silicon Valley lo que le hizo darse cuenta de que para poder disfrutar de una buena salud, los hábitos alimentarios son más importantes que la genética. 

«Me empecé a interesar por la glucosa porque estaba teniendo problemas de salud mental y física. En un momento dado descubrí que una de las cosas que me estaban produciendo esos problemas eran los picos de glucosa. Comencé a indagar y me di cuenta que la mayoría de la población sufre picos sin ni siquiera saberlo. Seguí investigando y comencé a poner en práctica los consejos que ahora comparto. Fue funcionando muy bien, sobre todo las gráficas que utilizaba aprovechando los estudios científicos. La comunidad fue creciendo y creciendo de una forma que nunca me hubiera podido imaginar», confiesa. 

Con el objetivo de compartir sus descubrimientos y de acercar la ciencia más innovadora a través de consejos fáciles y accesibles, es fundadora de la conocida cuenta de Instagram @glucosegoddes, donde cosecha más de 588.000 seguidores. A través de las redes sociales, divulga sobre el papel esencial que tiene la glucosa en todos los aspectos de nuestra vida, desde los antojos hasta la fertilidad, con unas gráficas que se han convertido en su sello de identidad. 

Toda esa información la ha recopilado en un libro, La revolución de la glucosa. Equilibra tus niveles de glucosa y cambiarás tu salud y tu vida (Diana, 2022), donde también comparte trucos que ayudan a optimizar los niveles de azúcar sin tener que renunciar a los alimentos que nos gustan. 

— ¿Qué es la glucosa?

— La glucosa es la fuente preferida de energía de nuestro cuerpo y la obtenemos de los alimentos. Tanto de los que contienen almidón como de los dulces. La glucosa está bien y es positiva para que nuestro cuerpo obtenga energía, pero sí que es verdad que si ingerimos demasiada glucosa se puede convertir en un problema para nuestra salud, tanto física como mental, y eso es lo que yo descubrí y que ahora quiero compartir con el mundo.

— ¿Por qué son perjudiciales los picos de glucosa para nuestro cuerpo?

— A largo plazo, los efectos de la glucosa en nuestro cuerpo son un caldo de cultivo para multitud de enfermedades crónicas. Un alto porcentaje de ellas son prediabetes, diabetes tipo II, cáncer, enfermedades coronarias, alzhéimer… Pero también sabemos que a corto plazo generan consecuencias directas como tener antojos, estar constantemente cansados, tener hambre cada cierto tiempo y algunos problemas en la piel como acné, las arrugas, problemas de somnolencia o de fertilidad. Y lo que también conocemos es que el 90 % de la población sufre picos de glucosa a diario sin saberlo. 

— ¿Es lo mismo glucosa que fructosa?

— La glucosa se encuentra en los alimentos con almidón, mientras que los alimentos dulces tienen tanto glucosa como fructosa. Lo cierto es que la fructosa tiene incluso consecuencias peores porque todos los problemas que nos puede generar la glucosa, la fructosa los genera también y de forma más agravada incluso. De hecho, uno de los consejos que doy yo es que es mejor consumir alimentos con almidón, que solamente contienen glucosa, que alimentos dulces, que también contienen fructosa. 

— En el libro das una serie de recomendaciones para no sufrir estos picos de glucosa, y una de ellas es que debemos cambiar el orden correcto en el que comemos. ¿Cuál sería el orden correcto?

— La ciencia nos demuestra que se produce una diferencia, o mejor dicho, que hay diferentes consecuencias del nivel de glucosa que tenemos en nuestro cuerpo en función del orden en el que ingerimos los alimentos. De hecho podemos reducir el pico de glucosa en hasta un 75 % y el de insulina en hasta un 45 %. El orden de ingesta de los alimentos sería en primer lugar las verduras, seguidas por las proteínas y grasas, y por último, almidones y azúcares. También hay estudios que nos han demostrado que personas que padecen diabetes tipo 2 han podido remitir la diabetes. Y para aquellas personas que no sufrimos esta patología, este orden en la ingesta de alimentos tiene una serie de consecuencias positivas a corto plazo en nuestra salud. Nos sentimos mejor. Y a largo plazo, también. 

— Entonces, ¿cómo deberíamos de comer, por ejemplo, un plato de pasta que se compone de hidratos de carbono (almidones)?

— En ese caso pasamos a mi segundo consejo, que es añadir un entrante de verduras antes de cada comida. A mí por ejemplo me encanta la coliflor al grill o horneada, y yo optaría por eso, pero puede ser cualquier verdura o ensalada. Lo que a cada uno le guste. 

— ¿Cuál es el papel de la fibra en nuestras digestiones?

— La fibra desempeña un papel muy importante, especialmente cuando se toma al principio de la comida porque la fibra genera una especie de recubrimiento o una malla protectora en nuestro intestino que previene o evita una ingesta o una absorción excesiva de la glucosa. Actualmente no consumimos tanta fibra porque los alimentos procesados no la contienen, es decir, la industria la retira de ellos. Por eso, la mejor opción es optar por las verduras al principio de la comida.

— ¿Es el desayuno la comida más importante del día?

— Sí, es la comida más importante del día, pero probablemente no por lo que la mayoría de la gente piensa. Los estudios científicos nos demuestran que los picos de glucosa del desayuno van a ejercer un impacto sobre cómo nos sintamos el resto del día, el hambre que tengamos, las ganas de tomar algún antojo o de picar entre horas… así que para sentirnos bien y poder curarnos de los efectos que tienen estos picos en nuestro cuerpo es importante que el desayuno mantenga unos niveles de glucosa estables. Para eso, la solución es desayunar alimentos salados. Si nos apetece tomar algo dulce, optar por una especie de postre o fruta al final del desayuno.

— ¿Y por qué debemos comer los alimentos dulces como postre después de otra comida y no como un tentempié?

— Si tomamos azúcar con el estómago vacío nuestro cuerpo está, digamos, esperando y dispuesto a absorber inmediatamente cualquier cosa que le demos. Si el estómago está vacío, ese azúcar va a ir directamente a nuestro flujo sanguíneo, de forma directa e ininterrumpida. Sin embargo, si tomamos el mismo alimento dulce al final de la comida, después de haber ingerido ya fibras, grasas, proteínas… Esa absorción va a ser mucho más lenta. La fibra, además, va a proteger nuestro intestino y va a evitar que se absorban tantos niveles de azúcar, así que este va a tener un impacto positivo para nosotros a nivel de dopamina, placer y hacernos sentir bien, pero también vamos a poder amortiguar las consecuencias negativas en términos de glucosa en nuestro cuerpo. 

— Sobre el azúcar de mesa, existen muchas posibilidades. ¿Hay alguno que sea mejor?

— Por desgracia, no. Se dice mucho que es mejor tomar sirope de arce, miel, agave, azúcar de coco o azúcar moreno. Pero lo cierto es que desde el punto de vista molecular, son exactamente lo mismo: moléculas con fructosa y glucosa. Realmente generan los mismos picos de glucosa y fructosa en nuestro cuerpo. Por eso, si tienes que elegir entre algún edulcorante o azúcar, escoge el que más te apetezca. Por gusto, por sabor y por placer. 

— Recomiendan consumir vinagre antes de las comidas. ¿Por qué?

— El vinagre contiene una molécula, que se llama el ácido acético, y los estudios nos demuestran que este, cuando se disuelve vinagre en agua, podemos reducir en un 30 % los picos de glucosa porque lo que evita es que el almidón se descomponga en glucosa o que lo haga más lentamente. Además, el vinagre le dice a nuestros músculos que absorban la glucosa que hay en nuestro flujo sanguíneo, que la absorban directamente. Al fin y al cabo, es un alimento que se viene consumiendo durante miles de años en muchos países, como por ejemplo, en Irán. Es un alimento popularmente conocido. Sabíamos que era sano, pero ahora conocemos exactamente toda la ciencia que hay detrás de él. 

— ¿Cómo incorporarlo en nuestra dieta? 

— Lo ideal sería disolver una cucharada de vinagre en un vaso de agua grande antes de cada comida. Pero también se puede utilizar en forma de vinagreta para aliñar la ensalada que tomemos como entrante o, en el peor de los casos, si detestamos el sabor, podemos utilizar limón. Aunque el proceso es algo diferente, y no tan eficaz, también ayuda. En cualquier caso, el vinagre es un gusto adquirido. Se puede empezar tomando unas gotas e ir acostumbrándote. Yo ahora mismo, me encanta el vinagre y de hecho es mi comida favorita. 

— Hablas de hacer ejercicio y que, aunque por la noche después de cenar nos apetezca ver la televisión, lo hagamos haciendo unas sentadillas. 

— Sí, precisamente es uno de los trucos que comparto en el libro, hacer diez minutos de movimiento, de ejercicio muscular, después de la comida. Hay muchas maneras de  hacerlo. Puedes ponerte a bailar, puedes salir a sacar el perro, puedes doblar la ropa de la colada, puedes hacer sentadillas o cogerte dos botellas de agua, hacer curl de bíceps. Lo que sea. Lo que a cada uno le apetezca para conseguir que los músculos absorban la glucosa de esa comida. 

— ¿Qué consejos darías a una persona para hacer una compra saludable en el supermercado?

— Mi consejo sería que no vayas a hacer la compra si tienes hambre. Esto es muy importante. Y si vas a comprar un alimento deshidratado o seco, echa un vistazo a los ingredientes. Si el azúcar se encuentra entre los cinco ingredientes principales asume que es un postre. Lo puedes comprar igualmente, pero asegurándote que lo vas a consumir después de una comida y no como desayuno, por ejemplo. De hecho en el libro hay un capítulo dedicado a cómo decodificar todas esas listas de ingredientes y cómo saber identificar qué es exactamente cada cosa: buscar las grasas, los hidratos de carbono, las fibras, y entender un poco qué significan esas cifras y todas esas ratios. 

Los expertos aconsejan una ingesta diaria de entre 25 y 30 gramos de fibra.

Cinco razones por las que deberías comer más fibra

Laura Miyara

Desde galletas y cereales de desayuno hasta panes y snacks, la lista de productos etiquetados como altos en fibra es tan diversa como larga. Y no es casualidad: la fibra alimentaria es una de las principales sustancias que debemos incorporar a nuestra dieta, junto con los carbohidratos y las proteínas. Pero lo interesante es que, en el caso de la fibra, no se trata de un nutriente: más bien, esta cumple la función contraria. La fibra es la responsable de que podamos evacuar los desechos de aquello que comemos.

Seguir leyendo

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez Lorenzo

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.

De Noia, A Coruña (1997). Graduada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, me especialicé en nuevas narrativas en el MPXA. Después de trabajar en la edición local de La Voz de Galicia en Santiago, me embarco en esta nueva aventura para escribir sobre nuestro bien más preciado: la salud.