Cómo actuar frente a la caída de pelo y por qué ocurre

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

La Voz de la Salud | iStock

En contra de la creencia popular, la alopecia es reversible con un diagnóstico y tratamiento adecuados

18 feb 2022 . Actualizado a las 14:18 h.

En la segunda temporada de la multipremiada serie de la BBC Fleabag, la protagonista, interpretada por Phoebe Waller Bridge, interviene en un conflicto entre su hermana y el peluquero que le ha hecho un corte poco favorecedor. Con la impulsividad característica del personaje, irrumpe en el salón de belleza con un célebre monólogo. «El pelo lo es todo», dice. «Desearíamos que no lo fuera, para poder pensar ocasionalmente en otras cosas, pero lo es. Es la diferencia entre un buen día y uno malo. Un símbolo de poder y fertilidad», asevera.

Hay un motivo por el que la escena se ha convertido en una de las más icónicas y recordadas de la serie. Y es que el estado del pelo es una de las principales preocupaciones estéticas de la población. España es el país de Europa con mayor pérdida capilar en mujeres, y el segundo a nivel mundial en cuanto a alopecia masculina. Es cierto que mucho de esto se debe a la genética, pero el estrés juega un papel importante en la salud capilar y, con la pandemia, se han registrado aumentos en los problemas de cabello de la población a nivel mundial. Pero no todas las caídas de pelo son iguales, ni en sus causas ni en su reversibilidad.

En principio, la caída del pelo en mujeres y hombres no debería interpretarse necesariamente como algo malo. Muchas veces, se confunde el recambio capilar típico con la caída del pelo. Este recambio ocurre anualmente de forma estacional y sirve, en términos evolutivos, para ayudar al cuerpo a regular su temperatura. Actualmente, este recambio es un proceso que se da de forma más constante, ya que estamos acostumbrados a regular nuestra temperatura de manera artificial con calefacción y aire acondicionado.

La alopecia, o pérdida del cabello, es de origen genético en una gran mayoría de casos. Más del 90 % de las personas que detectan una caída del pelo padecen alopecia androgénica, una condición causada por la enzima 5-alfa-reductasa, cuyo exceso provoca una mayor sintetización de dihidrotestosterona (un producto de la testosterona) de lo normal. Esto debilita de forma progresiva los folículos pilosos, donde nace el cabello, hasta que mueren, acabando así con el crecimiento del pelo. Pero este no es el único tipo de alopecia que existe.

Sergio Vañó Galván, dermatólogo, tricólogo y cirujano capilar, director de la Unidad de Alopecia del Hospital Universitario Ramón y Cajal, en Madrid, explica: «Hay más de 100 tipos distintos de alopecia. Entonces, lo primero es hacer un correcto diagnóstico para seleccionar el mejor tratamiento. Hay alopecias de origen hormonal, alimenticio, por estrés, por problemas internos causados por enfermedades, e incluso por fármacos. El diagnóstico se realiza con la exploración clínica y con dispositivos que se llaman tricoscopios digitales, una especie de microscopios que amplían mucho el pelo y nos permiten observar distintas características propias de cada tipo de alopecia».

Un problema capilar frecuente, especialmente desde los inicios de la pandemia, es el efluvio telógeno agudo, una alteración del ciclo normal de crecimiento del pelo que produce una caída del cabello intensa y llamativa durante un período concreto y limitado de tiempo. Esta condición puede tener distintas causas, desde cirugías y eventos traumáticos hasta el estrés, un parto o un déficit vitamínico. Lo bueno es que el efluvio telógeno suele revertirse por sí solo pasado cierto tiempo. Sin embargo, cuando la causa es tratable, es importante corregirla para que la densidad capilar mejore.

¿Cuándo debemos acudir a un profesional?

Perder un poco de pelo no es necesariamente algo preocupante. «La clave está en el momento en que se nota una pérdida de densidad capilar, es decir, cuando clarea una zona del cuero cabelludo. Porque esto quiere decir que la raíz folicular, la fábrica del pelo, no está produciendo pelo de la forma adecuada», señala Vañó Galván.

Aunque esta situación se da más frecuentemente en hombres, el tricólogo aclara que las mujeres también deben estar alerta a estos signos, ya que una de cada cuatro desarrolla alopecia a lo largo de su vida.

Mitos y certezas

Existen diversos mitos acerca de la alopecia y la caída del pelo. «Se cree que lavarse el pelo a diario es malo, cuando eso es falso. La frecuencia de lavado no interfiere con la caída del pelo. Lo mismo con el uso de tinte o laca. Que las canas no se caigan también es falso, y que no existan tratamientos efectivos para la alopecia tampoco es verdad», enumera Vañó Galván.

Lo que sí es cierto es que hay enfermedades que vienen acompañadas de un ciclo de alopecia. «Una de ellas es la infección por covid-19, que típicamente produce a las pocas semanas mucha caída de pelo. Luego hay otras enfermedades como la anemia, o enfermedades reumatológicas o de tiroides que pueden generar una caída de pelo. En esos casos, se trata primero la enfermedad y luego se hacen tratamientos para mejorar la densidad capilar», explica el tricólogo.

Cómo actuar frente a una pérdida de pelo

«Cuando hay un proceso de mucha caída, se puede utilizar un tratamiento nutricosmético con multivitaminas para ver si con esos nutrientes se revierte. Estas vitaminas no son 100 % efectivas en todos los pacientes, pero pueden ayudar y normalmente son muy bien toleradas. Son un primer paso para épocas de caídas, pero si la caída se prolonga más de 3 o 4 meses, o si hay una pérdida de densidad, sería oportuna una consulta dermatológica», recomienda Vañó Galván.

Conductas preventivas

Aunque hay una base genética en la mayoría de los casos de alopecia, los hábitos saludables pueden ayudarnos a prevenir distintos tipos. Entre ellos, lo más importante es la alimentación. Consumir frecuentemente alimentos grasos, embutidos, sal, azúcar y alcohol contribuye a la prevalencia de la alopecia. Las legumbres y las verduras, en cambio, favorecen al crecimiento del pelo.

Por otro lado, el tabaquismo guarda una relación directa con la alopecia, ya que el consumo de tabaco disminuye el riego sanguíneo en los capilares del cuero cabelludo, potenciando la caída del pelo. De este modo, llevar un estilo de vida saludable redundará también en un mejor y más voluminoso cabello.

Doce consejos para rebajar el estrés desde que te levantas hasta que te acuestas

UXÍA RODRÍGUEZ

¿Te sientes estresado? No estás solo. Queremos llegar a todo, controlarlo todo, pero no podemos y no debemos querer hacerlo. Es más fácil escribirlo que aplicarlo a la vida real, lo sabemos, por eso en La Voz de la Salud hemos hablado con distintos expertos en este campo para poder guiarte en tu día a día.

Primera lección. «Una cosa es lo que, comúnmente, conocemos como estrés, que en realidad es el estrés patológico, un problema que hay que atender, y otra cosa es la respuesta de estrés, que nos ayuda a hacer frente a las demandas diarias. Lo primero que tenemos que conocer sobre el estrés, es que es algo bueno. El problema llega cuando se instala como una sensación demasiado intensa y demasiado duradera. Esto ocurre cuando las demandas que nosotros percibimos y los recursos que creemos que tenemos para atenderlas están descompensados y tenemos la sensación de no poder manejar la situación. Cuando esto se instala en el tiempo es cuando aparecen los efectos perniciosos de estrés: problemas físicos, mucha sensación de ansiedad y agotamiento, problemas del sueño...», explica Ignacio Fernández Arias, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid y colaborador del Consejo General de la Psicología de España.

Seguir leyendo

Laura Inés Miyara
Laura Inés Miyara
Laura Inés Miyara

Redactora de La Voz de La Salud, periodista y escritora de Rosario, Argentina. Estudié Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario y en el 2019 me trasladé a España gracias a una beca para realizar el Máster en Produción Xornalística e Audiovisual de La Voz de Galicia. Mi misión es difundir y promover la salud mental, luchando contra la estigmatización de los trastornos y la psicoterapia, y creando recursos de fácil acceso para aliviar a las personas en momentos difíciles.

Redactora de La Voz de La Salud, periodista y escritora de Rosario, Argentina. Estudié Licenciatura en Comunicación Social en la Universidad Nacional de Rosario y en el 2019 me trasladé a España gracias a una beca para realizar el Máster en Produción Xornalística e Audiovisual de La Voz de Galicia. Mi misión es difundir y promover la salud mental, luchando contra la estigmatización de los trastornos y la psicoterapia, y creando recursos de fácil acceso para aliviar a las personas en momentos difíciles.