Carta de un psicólogo a un estudiante: «Tú que te presentas a la selectividad»

Diego Antelo LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

Primer día de las pruebas de la ABAU en Galicia
Primer día de las pruebas de la ABAU en Galicia Ramón Leiro | La Voz de la Salud

Muchos (¿tal vez tú?) sufren de miedo, angustia, depresión o ataques de pánico en estos días de evaluación. Aquí van unos consejos para afrontar el presente y el futuro más inmediato

07 jun 2022 . Actualizado a las 21:09 h.

Querido alumno que te presentas a las pruebas de la ABAU (EBAU en el resto de España) :

Este año puedes estar sufriendo los efectos negativos de la ansiedad y, en particular, de las consecuencias que ha tenido la pandemia sobre ti y tus compañeros de bachillerato.

El estrés que supone el último año de bachillerato es muy alto: la falta de tiempo por ser un curso tan corto, el alto nivel de exigencia para lograr la mejor media académica posible y la preparación para las pruebas de acceso a la universidad. Todo esto se mezcla con la falta de orientación académica, los problemas personales propios de tu edad y con todo el estrés acumulado por los continuos cambios de ritmo que ha provocado el coronavirus. Toda esta lucha gestada para ver la luz al final del túnel y comprobar que has conseguido los objetivos propuestos y superar esta difícil etapa académica.

Es cierto que muchos compañeros aceptan esto y conviven con normalidad con la situación. Pero otros muchos (¿tal vez tú?) sufren de miedo, angustia, depresión o ataques de pánico en estos días de evaluación y exámenes en lo que te tienes que enfrentar a la realidad que tanto tiempo llevas preparando con un nivel de exigencia muy alto, bajo presión y con cansancio acumulado. Todo esto es lo que más pesa y puede condicionar la posible falta de rendimiento.

Ante toda esta situación, tanto tú, como tu familia y, en general, el colectivo de la educación necesitan un bálsamo. Se tiene que contar con estrategias para afrontar esta dura realidad. Pero ten presente que, aunque parezca un mundo, todos los años se alcanzan buenos resultados. La estadística ampara que, en la inmensa mayoría de los casos, todos los esfuerzos dan su fruto.

Para evitar un deterioro sobre ti mismo, que todo esto te pase factura y provoque una bajada de rendimiento, es muy importante seguir alguna de estas pautas que a continuación te planteo y que te pueden servir como balón de oxígeno para superar la prueba con éxito, preservando el cuidado psicológico y evitando el desánimo o los problemas posteriores.

  • Descansa: es muy importante descansar las horas necesarias. Tienes que dormir y cuidar el sueño. Respeta tus horas de descanso necesarias (cada uno lo que necesite para estar bien). Así conservarás un funcionamiento intelectual óptimo, especialmente de tu memoria.
  • Come bien: en esta etapa, resulta muy necesario mantener la hidratación y el consumo de alimentos ricos en vitaminas, ya que el esfuerzo intelectual requiere de una alimentación regular, en la que no falte el consumo de fruta, verduras, y vegetales.
  • Ni caso a los rumores: además de toda la angustia que produce de por sí este examen, es común que surjan en estos días falsos mitos, pensamientos distorsionados o que se creen falsas expectativas para enfocar la prueba. «Fake news». Es muy importante que atiendas exclusivamente a lo que te has preparado y te escuches a ti mismo. No te dejes llevar por el bagaje de los mitos, que solo consiguen alimentar los nervios y el descontrol.
  • Organízate y no pierdas el tiempo con repasos de última hora: como ya no queda tiempo, es absurdo intentar repasar contenido de última hora. Es más importante hacer alguna simulación de las pruebas del examen de otras convocatorias para entrenar la mecánica. Los conocimientos ya deberían estar adquiridos. Para eso te has preparado todo el año.
  • Sé honesto contigo mismo sobre lo que quieres estudiar: es importante saber a qué itinerario académico quiero optar para regular bien el esfuerzo y controlar la presión a la que me someto. Es decir, no nos van a pedir las mismas notas de corte en todas las carreras. Debemos ser honestos con nosotros mismos y medir las necesidades. También contar con alternativas si no se consigue la nota deseada.
  • Practica la relajación: tómate tiempo para respirar profundamente, dar algún paseo ligero o distraerte con cosas que te gusten. Es un buen recurso para mantener el control y evitar el bloqueo. (Aquí te damos unos consejos para meditar).
  • Dile a tu familia que no te den consejo: este es un mensaje para los que te rodean. Quienes acompañamos a los jóvenes en su entorno debemos evitar darles consejos, que pueden causar más estrés aún. Es mejor escucharles, preguntarles por cómo se sienten y darles mensajes de motivación. Mostrarles nuestro cariño y no mostrarnos nerviosos ante esta etapa también les ayuda a tener más confianza y estar más seguros de sí mismos.

Ah, y si crees que te ha salido mal un examen, respira. Puede ser una expectativa personal, una sensación que tenemos de que nos ha salido peor o de que vamos a sacar peor nota de lo que teníamos pensado. Es muy común en la selectividad salir con la impresión de que no te salió bien y que luego la nota sea más elevada de lo que esperábamos. De todos modos, si un examen te ha salido peor, lo que hay que hacer es enfocarse en los siguientes. No pasa nada, lo que cuenta es la nota media.Tienes que interiorizar que ya no se puede cambiar. Hay que mirar hacia adelante y concentrarse todavía con más ganas en el siguiente.

Cuando todo pase, tal vez sientas un bajón de ánimo. Es por culpa del trabajo y de todo el esfuerzo que has realizado. Por todo el estrés que llevas acumulado de haber preparado los exámenes y de toda esa incertidumbre de no saber si vas a tener buenas notas o no. Esa sensación de que todo el futuro está en riesgo preocupa mucho. Es una etapa difícil y el cansancio causa desánimo. Planifica tu verano, tus vacaciones, proponte hacer las cosas que más te gusta hacer. Tómatelo como un regalo por todo el esfuerzo hecho. Ve marcándote rutinas, no solo de descanso, sino también de activación para volver a recuperar la dinámica de una vida normal. El ocio y el tiempo libre lo tienes más que merecido. Todo volverá a la normalidad.

Queridos alumnos y alumnas que os presentáis a las pruebas de la EBAU, recordad que si habéis llegado hasta aquí es por vuestra valía personal, por vuestros logros y porque os habéis esforzado. Solo os queda demostrar los conocimientos que tenéis y confiar en cómo os han preparado durante todo el año. Y todo saldrá bien. Mucha suerte.

Diego Antelo. Psicólogo sanitario.

Licenciado en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela. Formación específica y habilitación en el ámbito sanitario para la práctica clínica con registro sanitario propio. Interviniente en el grupo de catástrofes y emerxencias Gipce del Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia. La mayor parte de su desarrollo profesional se ha focalizado en la atención personalizada en adultos desde un enfoque cognitivo conductual, y en la actualidad está muy implicado en temas relacionados con alta sensibilidad emocional.