¿La Navidad es sinónimo de ácido úrico alto? Síntomas, causas y prevención de la enfermedad de la gota

ENFERMEDADES

Uno de las zonas más comunes para sufrir un ataque de gota es el dedo gordo del pie.
Uno de las zonas más comunes para sufrir un ataque de gota es el dedo gordo del pie. La Voz de la Salud | iStock

La predisposición genética juega un papel fundamental para desarrollar esta patología, que incrementa su aparición a partir de los sesenta años | Se recomienda no abusar de mariscos y carnes rojas, protagonistas en las fiestas

23 dic 2021 . Actualizado a las 11:56 h.

¿Qué es la gota?, ¿qué la produce?, ¿es sinónimo de tener el ácido úrico alto? Pese a la aparición de esta enfermedad a lo largo de la historia - Carlos V de Alemania y I de España, Enrique VIII de Inglaterra o el mismísmo Goya fueron algunos de sus pacientes - la gota se sigue considerando una gran desconocida. El 43 % de la población española no la veía como una patología pese a las cifras oficiales que se manejan. Ahora, con las Navidades, las dudas pueden asaltar a más de uno. ¿Y si como demasiado marisco o abuso del solomillo puede afectar a mi juanete? Más vale prevenir, que lamentar, así que en La Voz de la Salud tratamos todas las claves de esta enfermedad. 

La probabilidades dependen del género y de sumar más velas a la tarta de cumpleaños. Se ceba con los hombres, mientras que las mujeres tienden a padecerla tras la menopausia o como consecuencia de una enfermedad. Además, la prevalencia se multiplica por cuatro por encima de los sesenta años. Y si estos no son datos suficientes, uno más: «La gota es la causa de artritis más frecuente», señala el doctor Fernando Pérez, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología (SER) y jefe del Servicio de Reumatología del Hospital de Cruces (Baracaldo). La gota afecta actualmente al 2,4 % de la población nacional mayor de 20 años.

Para explicar esta dolencia, mejor ir por partes. Se produce debido a la formación de cristales de urato de sodio (una sal del ácido úrico) en los tejidos, y por regla general, suele aparecer en las articulaciones. No se trata de una patología que surge de un día para otro, sino que su crecimiento es paulatino: «La presencia de hiperuricemia, ácido úrico elevado en la sangre de forma mantenida, precede a la aparición del primer ataque, que a su vez es el primer síntoma de gota en varios años», indica el doctor Pérez. 

El ataque de gota se presenta en el paciente como un episodio de dolor muy brusco y de intensa hinchazón. Paralelamente, el afectado tendrá mucha dificultad para mover las articulaciones. Eso sí, con un fin: «Cesarán solos o con medicamentos», detalla el especialista. Según el portavoz de la SER, este primer achaque precede a muchos otros: «Con el paso de los años serán más frecuentes, más intensos y más duraderos y, con ello, el acúmulo de sal de úrico puede lesionar las articulaciones de forma irrecuperable».

El Colegio de Podólogos de Galicia señala que los síntomas de un ataque de gota pueden durar entre tres y diez días, «con dolor intenso e incapacitante para calzarse y caminar, precisando antiinflamatorios y/o corticoides por vía oral». Además, la entidad señala que tener obesidad o sobrepeso, ingerir ciertos fármacos como los diuréticos, y padecer insuficiencia renal, presión arterial alta o exceso de colesterol y triglicéricos se consideran factores de riesgo. 

¿Por qué se hincha el dedo gordo del pie?

Este síntoma es el más conocido (y temido) de la gota. «En la mitad de los casos este será el primer ataque», dice el experto. Pero no es el único, ya que «pueden afectarse casi todas las articulaciones, incluyendo la columna en los casos más graves», añade. Y mucho cuidado, porque uno de cada cinco pacientes nunca tendrá un ataque al juanete, «lo que puede llevar a una confusión diagnóstica».

Sea cual sea la forma en la que se manifiesta, la causa del primer síntoma es la misma. El urato de sodio comienza a formar cristales (al igual que la sal marina) cuando su nivel en sangre sube de los 7 miligramos por decilitro. Estas partículas se depositan en las articulaciones u otros tejidos, y tras liberarse por una enfermedad, un esfuerzo extra o un traumatismo, generan una inflamación similar a la de una espina clavada en la piel. De ahí, ese hinchazón rojizo en el dedo gordo. 

Por regla general, se procede al diagnóstico de la gota después de la aparición de síntomas y de una exploración física, a la vez que se pide una analítica para comprobar las cifras de urato de sodio en sangre. Sin embargo, el especialista también puede requerir otro tipo de pruebas como el análisis de líquido sinovial (extracción de líquido de la articulación afectada), una radiografía, una ecografía o una tomografía computarizada de doble energía (permitirá comprobar los cristales de urato desde diferentes ángulos). 

¿La gota y el ácido úrico son lo mismo?

No. Son cosas diferentes. La hiperuricemia es el ácido úrico elevado en sangre, mientras que la gota «es la aparición de signos como bultos de ácido úrico, o síntomas como los ataques o la artritis crónica», explica el doctor especialista en esta área, Fernando Pérez. Es más, según la Guía de Práctica Clínica de la SER, se recomienda no tratar la hiperuricemia sin enfermedad. 

En cuanto a los valores en sangre del urato, este ha de mantenerse por debajo de los 7 miligramos por decilitro (mg/dl). No obstante, en pacientes con gota, el número se tendrá que reducirse a los 5 o 6 mg/dl durante varios años hasta que se disuelvan todos los depósitos de los tejidos. Una vez logrado este objetivo, su valor permanecerá por debajo de 7 para que la enfermedad no reaparezca. 

La predisposición genética, el consumo de determinados medicamentos y enfermedades del riñón, de la sangre y de la piel causan este aumento de urato en sangre. Y si bien la hiperuricemia se suele manifestar con un ataque de gota, también puede derivar en cólicos renales. 

La dieta solo contribuye a un 30 % del ácido úrico

Al contrario de lo que se suele pensar, la dieta no juega un papel decisivo en el tratamiento corrector de la hiperuricemia, aunque el profesional sí le atribuye parte de importancia. «Solo contribuye a un 30 % de nuestro urato, pero una dieta inadecuada puede favorecer a la aparición de gota en personas de riesgo». Para mantener a raya los valores en sangre, se recomienda una dieta mediterránea: «Variada, equilibrada y justa en calorías», precisa el doctor. Por ello, destaca que los pacientes podrán comer «de todo», siempre y cuando lo hagan de una forma moderada e incluyendo un aporte balanceado entre macro y micronutrientes. Incluso, y si fuera preciso, recomienda corregir la condición de obesidad «con una dieta baja en calorías». Por ello, el deporte puede ser un buen aliado: «Te mantiene en forma y cardiovascularmente sano» añade el doctor Fernando Pérez. La Voz de la Salud aconseja acudir a un especialista para controlar y adecuar la ingesta calórica a las necesidades de cada individuo. 

¿Cómo se cura el ácido úrico?

La medicación es necesaria «al inicio del tratamiento» para corregir la hiperuricemia en gran parte de los pacientes. Sin embargo, «tras años de control, algunos pueden suspenderlo, o al menos reducir la dosis, sin que se les eleve el urato a niveles no deseables», explica el jefe del Servicio de Reumatología del Hospital de Cruces. Como punto final, un apunte del doctor: «Para evitar que reaparezca la gota, no se debe suspender la medicación sin la valoración de un médico de atención primaria o un especialista en reumatología, aun cuando los síntomas ya no persistan», concluye. 

¿La gota supone un peligro?

Sí y no. No, porque se considera una enfermedad curable, de ahí que un diagnóstico certero y un tratamiento precoz sea imprescindible. Y sí, porque el desarrollo de esta enfermedad de forma grave se ha asociado a un mayor riesgo de mortalidad prematura, a una larga exposición a los efectos secundarios de dosis altas de antiinflamatorios, así como a sufrir lesiones renales. 

¿Qué alimentos causan la gota?

La Fundación Española de Reumatología recomienda no abusar de alimentos ricos en purinas como la cerveza (con y sin alcohol), las bebidas edulcoradas, las de alta graduación, las vísceras, la carne roja, el marisco y el pescado azul. Aunque el doctor Fernández Pérez contempla el consumo de los dos últimos como parte de una dieta equilibrada (consulta los alimentos saludables que no pueden faltar en tu despensa). Para las personas con hiperuricemia se aconseja también beber de uno a dos litros de agua al día, y la citada fundación considera que podría resultar beneficiosa la ingesta de lácteos desnatados, los alimentos ricos en vitamina C y un consumo moderado de café. 

Alimentos a evitar si tienes alto el ácido úrico

  • Carne roja y vísceras, como el hígado
  • Pescados como las anchoas, truchas sardinas o atún
  • Mariscos como los mejillones o las vieiras
  • Lácteos enteros
  • Cerveza (con y sin alcohol)

Alimentos recomendables si tienes el ácido úrico alto

  • Cerezas
  • Fuentes de vitamina C, como las frutas cítricas
  • Lácteos desnatados
  • Café (de forma moderada)
  • De 1 a 2 litros de agua al día

Lucía Cancela
Lucía Cancela
Lucía Cancela

Graduada en Periodismo y CAV. Me especialicé en nuevos formatos en el MPXA. Antes, pasé por Sociedad y después, por la delegación de A Coruña de La Voz de Galicia. Ahora, como redactora en La Voz de la Salud, es momento de contar y seguir aprendiendo sobre una de mis pasiones, la nutrición.

Graduada en Periodismo y CAV. Me especialicé en nuevos formatos en el MPXA. Antes, pasé por Sociedad y después, por la delegación de A Coruña de La Voz de Galicia. Ahora, como redactora en La Voz de la Salud, es momento de contar y seguir aprendiendo sobre una de mis pasiones, la nutrición.